Leches de Fórmula ¿Cuántos tipos hay?

Hola amigas! (y amigos)

Supongo que si estáis aquí ya habréis leído mi post “No eres mala madre por no dar de mamar”. Si no es así os lo recomiendo.

Para hoy os tengo un tema apasionante. Vamos a sumergirnos en el maravilloso mundo de las leches de fórmula. Yuju!!

¿Os suena esto? Voy a la farmacia a por una leche de formula y… madre mía pero ¿Cuántos tipos de leche hay? Que no cunda el pánico. Hay muchas marcas y muchos tipos pero no es para tanto. Otro día os prometo que analizaremos las marcas más habituales pero hoy vamos a centrarnos solo en los diferentes tipos que hay.

Para los nenes sin problemas especiales la cosa es muy fácil. Se clasifican por edades.

Leches 1: de 0 a 6 meses, están destinada a la alimentación de niños desde el primer día y hasta la introducción de alimentos complementarios. Son las leches que debes escoger si has decidido no dar el pecho a tu bebé. Su formulación es la más completa ya que el niño no ingiere otro alimento durante el periodo en el que consume esta leche.

Leches 2 o de continuación: de 6 meses a un año. Estas leches serán las que introduzcas cuando retires el pecho a tu bebé y empieces a darle la alimentación complementaria.

Leches 3 o de crecimiento: de un año en adelante. Aquí vamos a detenernos un poco ya que existe cierta polémica al respecto de la toma de leches 3. La OCU (Organización de Consumidores) ha lanzado la fábula, convertida ya en leyenda urbana, de que este tipo de leches no son de utilidad, a través de este artículo, sin firmar, por lo que no sabemos que clase de formación en nutrición tiene la persona que lo ha escrito, en el que sencillamente se compara la composición de la leche de vaca con la de las leches 3 y se emite la recomendación de no comprar leches 3 ya que son caras y no aportan nada. ¡Toma ya!

Lo primero que llama la atención del artículo es que no nombra ninguna de las supuestas leches que ha analizado ¿Quéééé??? Pues eso “transparencia absoluta”. A parte de esto, es curioso también que siempre se utiliza el dato más negativo para las leches de fórmula. Por ejemplo habla de que el 53% de las muestran poseen aromas artificiales, pero no habla del 47% que no los tienen. Además compara los valores nutricionales con los de la leche de vaca, como si la leche de vaca fuera un alimento con una composición idónea para nuestros bebes!! Amigos de la OCU, las leches 3 no tienen la misma composición que la leche de vaca porque la leche de vaca no tiene un perfil nutricional adecuado para ser un alimento principal en la dieta de niños menores de 3 años. Y no soy yo la que lo dice, hay multitud de estudios el como el de la American Journal of Clinical Nutrition  que puedes ver íntegro aquí (Está en inglés) que concluye que la incidencia de la obesidad en niños que consumen fórmulas lácteas con bajo indice de proteínas es hasta un 50% menor que la de los niños que consumen leche de vaca en su lugar.

Evidentemente no le va a pasar nada a tu hijo por tomar leche de vaca, pero de ahí a concluir que el consumo de leches 3 no le aporta nada va un mundo. Además haciéndolo de esa manera, en un articulo con unas cuantas lineas, sin añadir ninguna razón nutricional, comparando valores como si la nutrición fuera una una fórmula matemática, esta leche es mejor porque tiene 10 gramos más de esto o 15 más de aquello. Es de risa. Por ejemplo en cuanto al calcio. Las leches de formula tienen menos calcio porque van enriquecidas con vitamina D que ayuda en su absorción (es fácil entender que por muchos kilos de calcio que le pongas a la leche si el organismo es incapaz de absorber ese calcio… ummm entonces sí que tenemos un alimento que no nos aporta nada, y esto lo saben perfectamente los laboratorios que fabrican las leches). Y aun falta lo mejor!! Además de todo esto, se obvian las comparaciones cuando supuestamente no son tan favorables a la leche de vaca, como por ejemplo el contenido en hierro, que es muy inferior en la leche de vaca, que no solo no aporta hierro sino que disminuye su absorción. De hecho existen también multitud de estudios como este que relacionan la ingesta de leche de vaca entre los 0 y los 3 años con la aparición de ferropenia y anemia ferropénica (La anemia por falta de hierro de toda la vida) en consumos mayores de 600ml de esta leche al día.

Como verás las informaciones erróneas y mal contrastadas pueden venir desde cualquier fuente. Me permito repetirme, y es que si ves un artículo sin referencias, sin fuentes y más aun sin firmar, desconfía, lo publique quien lo publique.

Para terminar con este tema mi recomendación es clara: si tienes el dinero, el consumo de leches 3 enriquecidas siempre será mejor que el de la leche de vaca hasta los 3 años de edad. Si desgraciadamente no puedes permitirte el comprar una leche de crecimiento, reduce el consumo de leche de vaca en la dieta de tu niño por debajo de los 500 ml al día y compleméntalo con otros preparados lácteos y con una dieta equilibrada.

Además de esta clasificación por edades existen multitud de leches especiales que son:

Fórmulas AR (Anti-regurgitación): Ojo estas fórmulas no son para los bebés que vomitan a menudo. Son para bebés que tienen problemas de peso asociados a los vómitos, es decir, que vomitan tanto que no ganan peso. Su recomendación de uso la tiene que hacer siempre el pediatra. La diferencia fundamental con el resto de leches es que su fórmula pesa más con lo que es más difícil que el niño la expulse.

Fórmulas AC (Anti-cólicos): Estás formulas se centran sobre todo en facilitar la digestión de nuestros peques. Contienen proteínas hidrolizadas ¿Qué demonios significa esto que no paro de oír por ahí? pues mira básicamente, las proteínas son cadenas largas de aminoácidos que cuanto más largas más difíciles son de digerir. Cuando han sido hidrolizadas las proteínas se parten en cadenas más pequeñas (parcialmente hidrolizadas) o aminoácidos (completamente hidrolizadas) para facilitar su digestión. Además de esto estas fórmulas suelen llevar únicamente grasas vegetales, que son más fáciles de digerir que las animales.

Fórmulas AE (Anti-estreñimiento): Son muy similares a las AC, además suelen estar enriquecidas en magnesio y con contenido prebiótico (pincha aquí para saber más sobre los prebióticos y los probióticos).

Formulas de soja, arroz, etc.: Están indicadas para niños con intolerancia a la lactosa.

Fórmulas altamente hidrolizadas FH: se utilizan siempre bajo indicación del pediatra, de hecho están financiadas por la Seguridad Social. Están indicadas en casos de alergias graves, diarreas crónicas y demás trastornos gastrointestinales severos. Solo las conocerás si tu nene tiene problemas así que espero que no oigas hablar de ellas nunca más jaja.

Para terminar quiero recordarte que no debes sentirte culpable por no dar de mamar, todas estas fórmulas son 100% seguras y tienen un perfil nutricional adaptado a las necesidades de tu bebé. ¡Vamos! que va a estar la mar de bien si lo alimentas con ellas. Aquí encontraras un análisis más exhaustivo

Precisamente por eso me duele ver como se extienden paranoias como la del aceite de palma en las fórmulas infantiles. Es verdad que la AESA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) lanzo una alerta sobre el aceite de palma, sin embargo entre tantas personas que lo difunden se ha diluido la verdad, que es que el problema principal del aceite de palma es ecológico no sanitario.Se producen muchos residuos en el proceso de refinamiento, por eso se ha lanzado esa alerta. Si nos quedamos únicamente con que la AESA ha lanzado una alerta sobre el aceite de palma y concluimos que por esa alerta, sea cual sea, este aceite es perjudicial para la salud, tenemos un nuevo bulo difundido incluso por periodistas (creo que enseñan en la carrera que antes de difundir una noticia hay que contrastarla y si no lo enseñan, deberían hacerlo) y por pediatras (que también son personas permeables a los bulos). Para combatir esta desinformación masiva nada mejor que información veraz y contrastable: aquí tienes un desmentido de la Asociación Española de Pediatría y de la Sociedad Española de Gastroentorología, Hepatología y Nutrición Pediátrica.

Toda esta gente que contribuye a la difusión de este tipo de mentiras, sin fundamento ninguno, debería pensar en que hay madres y padres que ya sea por necesidad o porque han decidido hacerlo así, dan estas leches a sus bebés. Pues bien, si los haces dudar influyes en sus decisiones y en la salud de sus hijos si de verdad quieres hacerlo infórmate, habla con propiedad y no inventes cosas, piensa en el daño que puedes hacer, y es que no hay una alternativa mejor a las leches de fórmula (salvo la leche materna), porque estas fórmulas están pensadas y diseñadas por profesionales para cubrir las necesidades nutricionales de los bebés durante todas las etapas de su crecimiento y si incluyen el aceite de palma en su composición es porque este es rico en ácido palmítico que es uno de los componentes principales de la grasa de la leche materna y alimento esencial para los bebés de menos de 2 años. De hecho el 95% de las formulaciones lo incluyen, y si encuentras alguna sin aceite de palma, será más políticamente correcta pero menos parecida a la leche materna y bastante más cara, como todas las cosas que están de moda. ¡Ya esta bien de dar coba a toda esa gente que nos hace sentir mal!

!DISFRUTA de tu maternidad y no dejes que ningún cantamañanas te la amargue con sus ocurrencias!

laboticariadeferia

Total
8
Shares

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.