¿Problemas para quedarte embarazada? Tranquilos no es el fin del mundo
Hola!

Hace tiempo que quiero hablar sobre este tema porque realmente causa mucho dolor a multitud de futuras madres que ven como sus esperanzas se truncan una y otra vez. Pues bien aquí estoy para deciros que ya esta bien de martirizaros!! Es un problema que en el 90% de los casos tiene solución. ¿Cuáles? pues son muchas. Intentaré comentaros brevemente todas las que ofrecen la ciencia y la sociedad, además os animo a que participéis comentando vuestras experiencias y preguntándome cualquier duda que tengáis al respecto.

En primer lugar conviene aclarar que, según la Organización Mundial de la Salud, no se puede hablar de un problema de fertilidad hasta que se pasa por lo menos un año manteniendo relaciones con intención reproductiva sin conseguir la concepción. Si quieres conocer cuáles son los mejores días para concebir de manera natural, visita este post.

Aun así, si creemos que tenemos un problema para concebir, lo primero que hay que hacer es conocer si el factor de infertilidad (esa palabreja médica) es masculino, femenino o de ambos. Como norma general el factor masculino es más común y más fácilmente solucionable. El factor femenino es mucho más complejo (puede haber multitud de problemas) y normalmente de más difícil solución aunque ya os digo que son muy pocas las parejas que se quedan sin posibilidades de engendrar.

Yo no voy a hablar de porcentajes. No veréis ninguno en este artículo porque lo único que te van a aportar son nervios, tensión y frustración que son tres cosas que sí que dificultan la concepción de un hijo.

Dicho todo esto empezamos. ¿Qué alternativas tengo?


Inseminación artificial (IA)

Factor másculino leve-moderado o mujeres con problemas de ovulación o sin pareja masculina.

No es otra cosa que introducir una muestra del semen de la pareja o del donante directamente en el útero de la mujer para acortar la distancia y mejorar las posibilidades de fecundación. Además de esto la mujer se ha sometido previamente a un proceso de estimulación farmacológica para aumentar su producción de óvulos ayudando también a aumentar las posibilidades de embarazo.

Proceso
  • 1ª Visita ginecológica (esta parte es común a todos los casos): desde la primera visita te enviarán a realizar tres pruebas. Una histerosalpingografía (Puede doler, o no) para comprobar la permeabilidad de las trompas (al menos una debe ser permeable) y descartar problemas en el útero, un análisis de sangre para comprobar que no hay alteraciones hormonales, una serología para descartar enfermedades que se transfieran al feto y una ecografía para comprobar tu reserva ovárica. Además a tu chico (si lo tienes) le pedirán una muestra de semen (Vaya para ellos siempre lo más difícil 😡 ) y otra serología. Todas estas pruebas no deben tardar más de una semana siempre que se realicen en centros privados. El tema de pruebas diagnósticas en los hospitales públicos está algo colapsado. El precio de estas pruebas preliminares no es demasiado, además están cubiertas por la mayoría de seguros privados.
  • 2ª Visita ginecológica: una vez tengamos el resultado de las pruebas el ginecólogo determinará cuál es la causa de la infertilidad y si somos, o no, candidatos para una IA. Además podrá solicitarte pruebas complementarias como, por ejemplo, un análisis de cariotipo para descartar anomalías genéticas que impidan la concepción (tranquila que si esta prueba te sale alterada también hay solución. Es el DGP que del que te hablare más adelante).
  • Estimulación ovárica: se trata de una estimulación farmacológica mediante inyecciones normalmente autoadministradas (las agujas son muy muy pequeñas no os asustéis), para que en tus ovarios maduren muchos más folículos de los habituales y se produzcan más óvulos (Al contrario de lo que puedas oír por ahí es ROTUNDAMENTE FALSO que esta estimulación afecte a tu reserva ovárica). Esta fase puede durar entre 15 días y un mes, si no hay complicaciones como el riesgo de hiperestimulación ovárica. Termina con la administración de la hCG para provocar la ovulación. Durante esta fase las visitas al ginecólogo y los análisis de sangre son muchos, necesitarás disponer de bastante tiempo.

Qué puede ir mal?: el problema más habitual, sobre todo en mujeres mayores de 35 años, es una baja respuesta ovárica. La solución te la dará el ginecólogo, normalmente es repetir la estimulación ajustando la dosis pero depende de cada caso. También existe el problema contrario, que es el riesgo de padecer el síndrome de hiperestimulación ovárica SHO que puede derivar en complicaciones graves, sin embargo el ginecólogo nunca dejará que esto pase. Ante el menor riesgo suspenderá el tratamiento hasta que todo vuelva a la normalidad.
  • Fecundación: es bien sencillo, os vais tu pareja (si la tienes) y tu al centro, el deposita su muestra de semen que te traspasaran a tu útero utilizando una cánula. Esta intervención no dura más de una hora, de la que 30 minutos los pasas al terminar en reposo tumbada en una camilla. Esto no duele ni molesta ni nada por el estilo.

El coste total oscilará entre los 2.000 y los 3.500 euros por intento incluyendo la medicación. Este proceso está financiado por la Seguridad Social para mujeres menores de 40 años en el momento de la solicitud y sin hijos. La lista de espera es considerable.

Los tiempos en los hospitales públicos van mucho más despacio así que te recomiendo que, si puedes, te hagas todas las pruebas diagnósticas en centros privados, así adelantarás mucho tiempo.


Fecundación in vitro

Fuente Dexeus

Factor masculino leve-moderado, mujeres con problemas en las trompas, endometriosis, alteraciones en el cuello del útero, fallos previos en inseminación artificial: fecundación in vitro

Proceso

Se trata de una fecundación que se realiza fuera del cuerpo de la mujer. El procedimiento consiste en la extracción óvulos maduros de la futura mama para juntarlos en el laboratorio con los espermatozoides, de la pareja o del donante, seleccionados mediante una prueba llamada capacitación, y que estos espermatozoides fecunden los óvulos espontáneamente sin intervención del embriólogo.

Los dos primeros pasos son iguales que en la inseminación

Estimulación ovárica: Suele ser más potente que la de la inseminación pero dependerá de cada supuesto. En este caso si el ginecólogo detecta riesgo de hiperestimulación ovárica detendrá la estimulación, realizará las fases de punción (siempre que sea seguro para la salud de la madre) y fecundación pero no las de preparación del endometrio ni la transferencia y recomendará la vitrificación de los embriones que se obtengan para la implantación en un siguiente ciclo de FIV (en el que sólo haremos las dos últimas fases).

Punción ovárica: es una intervención quirúrgica que se realiza bajo sedación ligera o anestesia total, dependerá del ginecólogo. Se trata de un procedimiento sencillo de cirugía ambulatoria. A través de la vagina guiado por un ecógrafo el ginecólogo introduce la aguja hasta cada uno de los folículos que considera maduros y aspira el liquido que contiene los óvulos. A la hora y media, dos horas estás saliendo de la clínica.

Fecundación: en esta fase se colocan en una placa de cultivo los espermatozoides y los óvulos esperando a que se produzca la fecundación. Es, sin duda, la peor parte del proceso para los nervios de las futuras madres (y de los padres), no hay nada más que hacer que esperar. Aquí es donde entra en juego la calidad de la clínica que escojáis, ya que, dependerá mucho del equipamiento y de la pericia de los profesionales, que el número de óvulos fecundados (embriones) sea el máximo posible y de la mejor calidad. En cuanto a esto de la calidad, los embriones pueden ser de calidad A, B, C, o D según su morfología (su forma vamos). En teoría los A tienen más posibilidades de embarazo que los B y así sucesivamente pero esto no quiere decir que no puedas embarazarte con un embrión D. Dependiendo del criterio del ginecólogo, de los embriólogos y de tu caso particular, te recomendaran el llevar los embriones obtenidos hasta blastocistos (+5-6 días) o transferirlos en fase embrionaria (+3 días). ¿Cuál es la diferencia? Pues es bien sencilla, los blastocistos tienen mas posibilidades de embarazo pero con los embriones tendrás más intentos porque hasta alcanzar la fase de blastocisto varios embriones no sobrevivirán. Todo dependerá del número de embriones y de la calidad de los que se obtengan. Ahora es cuando entramos en la fase de obsesión con el número y la calidad de los embriones.

Podría contarte el número normal de embriones que se pueden obtener pero la realidad es que varía entre 0 y 20 y hay mujeres que se quedan embarazadas obteniendo un único embrión y otras a las que les cuesta más.

NO TE OBSESIONES! Repito, hay mujeres que se embarazan con un único intento. Y algo que puede influir negativamente en la concepción es tu nivel de ansiedad y de estrés. Olvídate de las cifras y los porcentajes y céntrate en tu objetivo.

Preparación del endometrio: esta fase, que debería ser corta, puede llegar a desesperar. El endometrio es una membrana que recubre el útero y que tiene que alcanzar un grosor de entre 7 y 10 milímetros para posibilitar la implantación de los embriones. Este engrosamiento se consigue nuevamente con medicación. En este caso progesterona y estrógenos (aunque como siempre depende del criterio del ginecólogo y de tu estado general), que deberemos tomar incluso hasta varias semanas después de la implantación. Hasta que el endometrio no alcanza el grosor determinado no se empezara la siguiente fase.

Transferencia: Por fin llegáis al final!! Sin duda la parte más fácil. Es muy similar a la fase de fecundación de la inseminación artificial, salvo que lo que te transfieren al útero es el embrión o los embriones. El número de embriones a transferir lo decidiréis entre el ginecólogo y tú. Ten en cuenta que las posibilidades de embarazo múltiple son altas si te transfieres más de un embrión.

El coste del tratamiento es considerable: oscila entre los 6000€ y los 9000€ por intento incluyendo la medicación, depende de si es necesaria la vitrificación y de la cantidad de medicación. Este tratamiento está financiado por la Seguridad Social para mujeres menores de 40 años que no tengan hijos.


Fecundación in vitro con inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI)

Fuente Dexeus

Factor masculino severo combinado con la misma problemática de la FIV normal.

Proceso

Básicamente es una fecundación in vitro solo que en este caso en vez de esperar a la fecundación espontanea del óvulo, esta se realiza inyectando directamente espermatozoides seleccionados por capacitación (incluso pueden ser extraídos directamente mediante una biopsia testicular en los casos más graves) en los óvulos previamente extraídos.

El procedimiento para el paciente es exactamente el mismo que el de una FIV convencional.

Su coste es ligeramente superior al de la FIV convencional entre 6500€ y 9500€ por intento, incluyendo la medicación, dependendiendo de si hay que acudir a la vitrificación. También esta financiada por la Seguridad Social para mujeres de menos de 40 años, sin hijos.


Procedimientos en caso de fracaso múltiple de FIV.

Diagnóstico Genético Preimplantacional DGP.

Se trata de una técnica de selección genética que descarta los embriones inviables para un embarazo, seleccionando solo aquellos sin afectación. Este procedimiento es costoso y necesita cómo mínimo de 4 embriones para llevarse a cabo. Si no produces esos 4 embriones en un solo ciclo de estimulación ovárica tendrías que realizar tantos ciclos como fueran necesarios para obtener ese número. Tras el DGP se te transferirían aquellos embriones (normalmente uno) sin problemas genéticos maximizando las posibilidades de embarazo.

Su coste está entre los 3.000€ y los 6.000€ (Solo el DGP) dependiendo del número de embriones (En la mayoría de las clínicas a partir del 4º embrión se paga un extra).

Gestación subrogada

Valido en casos en los que la mujer tenga imposibilidad de quedar embarazada pero tenga óvulos y en parejas homosexuales formadas por hombres. Este procedimiento ha sido recientemente regulado en Portugal (Aunque no para parejas homosexuales) se trata del vientre de alquiler de toda la vida. A una tercera mujer se le transfiere un embrión fecundado de la pareja que quiere tener el hijo. Si te decides por esto es fundamental que acudas a un país que te ofrezca seguridad jurídica.

Su coste es muy alto entre 35.000€ y 100.000€ dependiendo del país al que vayas.

Adopción

Si todos estos procedimientos fallan podemos recurrir a la adopción. Se que parece que es el fin del mundo, pero porque no lo conocéis. Os recomiendo que visitéis u os pongáis en contacto con asociaciones de padres con niños adoptados, quedéis con algunos e intercambiéis opiniones. Os abrirá vuestro punto de vista sobre el tema, os lo garantizo! Otro día hablaremos en profundidad sobre la adopción.


Todos estos procedimientos tienen un evidente desgaste emocional, lo normal es que no salgan a la primera así que prepárate para afrontar la decepción y no rendirte

En cualquier caso la gran mayoría de las clínicas tienen un equipo de psicólogos a tu servicio. Además de esto cuenta con que la inversión económica, si eliges clínicas privadas, es mucho más alta de lo que inicialmente parece, debido a que hay muchos pasos que se tienen que realizar que no están incluidos en el precio que ofertan las clínicas (pruebas diagnósticas, medicación etc.) y a que hay muchos procedimientos especiales o que se tienen que repetir debido a tus circunstancias (vitrificación, repetición de la estimulación, etc.).

Pero si quieres tener un hijo no te rindas, no hagas caso de la gente ni de los consejos de los que saben de todo, tu vete a una clínica  y pregunta, que la primera consulta casi siempre es gratis.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.