Enfermedades y dolencias más frecuentes en el embarazo. ¿Qué hacer?
Hola!

Hoy voy a hablaros de las dolencias más comunes que podemos sufrir durante el embarazo. En principio son dolencias leves, siempre y cuando se atiendan y se traten como es debido.

Si quieres conocer cuales son las complicaciones y urgencias ginecológicas más comunes te recomiendo visitar este otro post

Anemia ferropénica

La anemia en el embarazo es fisiológica ya que el nivel de hierro (entre otros) en sangre baja, precisamente porque aumenta el volumen de sangre. Es lo que se conoce como, anemia dilucional, algo normal que no tiene por qué ser tratado (dependerá de lo que te diga el ginecólogo). Sin embargo si que es frecuente durante la gestación un descenso de los niveles de hierro incluso por debajo de lo fisiológicamente normal. Su tratamiento es sencillo, siempre bajo prescripción del ginecólogo, la ingesta de una dosis de 60 mg de hierro al día, solo o en combinación con ácido fólico.

Complicaciones de la anemia: bajo peso al nacer, parto prematuro e incluso se habla de una mayor incidencia de muerte fetal, aunque no he encontrado ningún estudio relevante que avale este último supuesto.

El principal efecto secundario de la toma de hierro es el estreñimiento por lo que se recomienda llevar una alimentación rica en fibra.

Como prevenirla: Llevando una alimentación variada que incluya alimentos ricos en hierro como, carnes rojas, remolacha, legumbres, pescado azul, etc. En breve elaboraré una sección en mi canal de youtube donde hablaré en detalle sobre la alimentación durante el embarazo.


Infección urinaria

Es una infección bacteriana (también puede ser por hongos aunque es menos frecuente y su tratamiento es distinto) del aparato urinario que puede aparecer sin síntomas o en fase aguda con dolor al orinar, aumento de la frecuencia con la que hacemos pipí y fiebre. En el caso de la infección asintomática es importante el realizar un análisis de orina, para descartar la presencia de bacterias, entre la semanas 12 y la 16 del embarazo. En el caso de padecer la fase aguda o cistitis hay que acudir inmediatamente a urgencias. El tratamiento es antibiótico, dependiendo de la bacteria causante de la infección se te recetara un tipo u otro.

Ten especial precaución si has sufrido infecciones de orina previas al embarazo (comunícale esto a tu ginecólogo).

Complicaciones: Pielonefritis aguda (infección de las vías urinarias altas), bajo peso al nacer, parto prematuro, insuficiencia renal crónica de la madre.

Como prevenirla: No aguantar las ganas de orinar, llevar una higiene correcta utilizando productos específicos de limpieza ginecológica con un ph adecuado, evitar el calor y la humedad en los genitales (no llevar ropa demasiado ceñida), acudir al ginecólogo ante las primeras molestias.


Diabetes Gestacional

Se produce cuando el organismo de la gestante no es capaz de segregar suficiente insulina para bajar los niveles de glucosa en sangre. No presenta síntomas visibles. Sin embargo puede producir un crecimiento exagerado del feto, llegando a complicar considerablemente el parto.

Complicaciones: puede suponer un problema grave para la madre y para el feto, derivando incluso en parto prematuro o muerte fetal.

Como prevenirlo: llevando una alimentación sana, equilibrada y baja en azúcar durante el embarazo y evitando hábitos de vida sedentarios.


Estreñimiento

Tiende a agravarse cuanto más avanza el embarazo y con la toma de suplementos de hierro. El tratamiento recomendado empezará por llevar una alimentación equilibrada, rica en frutas, verduras y fibra, la toma de aceite de oliva crudo y agua. Si estas medidas se muestran insuficientes, el ginecólogo te podrá recetar algún laxante como el Plantago Ovata. Ojo! siempre bajo prescripción médica. Hay laxantes completamente contraindicados con en embarazo.

Como prevenirlo: llevando una alimentación variada, rica en fibra (come alimentos integrales).


Hemorroides

Aparecen normalmente en combinación o tras padecer estreñimiento. Su tratamiento es a base de pomadas antibióticas, anticongestivas y/o antiinflamatorias.

Como prevenirlas: evitando el estreñimiento, los alimentos irritantes como el café, picante, etc., llevando una alimentación equilibrada.


Varices

Se producen habitualmente en las piernas debido a la distensión de las venas. Es común su aparición durante el embarazo debido factores como el aumento de la cantidad de sangre de la madre, aumento de peso, etc.

Como prevenirlas: evitar hábitos de vida sedentarios, evitar pasar mucho tiempo de pie, usar calzado bajo y cómodo, usar medias de compresión y evitar el calor (baños calientes, tomar el sol, etc.).


Pirosis

Se trata de lo que conocemos como acidez estomacal y reflujo gastroesofágico. Su tratamiento empezará por medidas de prevención como no realizar comidas muy grandes, es mejor comer menos cantidad más veces al día, no tumbarnos hasta, por lo menos, una hora después de comer y no consumir bebidas estimulantes (café, Redbull®, etc.). Si estas medidas fallan, siempre bajo prescripción de tu ginecólogo, puedes tomar antiácidos a base de amalgato (Almax®) o hidroxido de aluminio (Secrepat®).


Náuseas y vómitos

Son habituales sobre todo durante el primer trimestre. No precisan tratamiento salvo que las molestias se hagan insoportables. En ese caso, tu ginecólogo te puede recetar algún antiemético. Lo más importante es que no descuides tu alimentación por las náuseas.


Infección de vías respiratorias altas (catarro)

Suelen ser de origen vírico por lo que no necesitan tratamiento. En caso de que los síntomas sean insoportables tu ginecólogo puede recetarte paracetamol, o algún jarabe mucolítico o antitusivo.


Dolor

El tratamiento más seguro para cualquier dolor que padezcas durante el embarazo es el paracetamol, aunque como siempre, bajo prescripción médica.


Por último quiero recalcar que es el médico el encargado de diagnosticar cualquiera de estas dolencias y prescribir su tratamiento. NO TE AUTOMEDIQUES, tu salud y la de tu futuro bebé es lo que estás poniendo en riesgo. Hay muchísimos medicamentos tipo D o X que están completamente contraindicados durante el embarazo ya que pueden provocar daños irreversibles en el feto e incluso un aborto.

Utiliza el sentido común, mantén la calma y si te encuentras mal acude al servicio de urgencias.

laboticariadeferia

Total
68
Shares

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.