meay wordpress feminine blog theme

La leche materna va cambiando a medida que nuestro bebé va creciendo, es decir, la composición de la leche no es la misma cuando el bebé tiene una semana que cuando tiene dos meses. Nuestro cuerpo es inteligente, y va generando anticuerpos a medida que nuestro niño los va necesitando. Por eso una leche de bote nunca podrá ser igual que la leche materna, por mucho que estudien la composición de la leche materna, se puede encontrar una composición estándar, componentes que siempre estén presentes, pero no se puede ir cambiando la leche de bote según los anticuerpos que necesite cada niño, sino, imaginaos el pedazo de laboratorio que tendrían que tener las diferentes marcas de leche, se tendría que hacer una leche específica para cada bebé y que vaya cambiando según vaya creciendo, se lo proponemos a los laboratorios?? creo que nos mandarán a…..mejor no lo digo, que no queda fino jajaja.

En internet podemos encontrar múltiples estudios sobre la leche materna, sobre lo buena que es a corto y largo plazo sobre la salud de nuestros hijos, pero, cómo de cierto es esto?

Voy a empezar hablando de los beneficios a corto plazo, que son los que realmente se pueden demostrar, luego explicaré por qué.

Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna tienen un sistema inmunológico mucho más fuerte que bebés alimentados con leche de fórmula, es decir, que los niños que se alimentan de pecho enferman con menos frecuencia que los que no lo toman. La leche materna contiene células madre, anticuerpos y moléculas que no podemos encontrar en la leche de bote. Este sistema inmunológico está fortalecido durante el periodo de lactancia, una vez termina esta etapa, éste se vuelve como el de cualquier otro bebé.

Si que parece que se reduce la muerte súbita del lactante en niños alimentados con leche materna. Aún no se conocen los motivos que provocan esta enfermedad. Se ha dicho que influye que la madre fume o beba durante el embarazo, el tipo de colchón que se ponga en la cuna…pero realmente de esto si que no se pueden hacer investigaciones, pues, nadie va a dejar que le pongan un colchón blando a su hijo esperando a ver si vive o muere. Ninguna mujer embarazada va a fumarse un par de paquetes diarios para ver si su hijo sobrevive en el primer año de vida….menudos sádicos los científicos que propongan eso a una madre y menuda madraza la que se sometiese al estudio jaja.

La otitis aguda media (infección media del oído, vamos, una infección de oído, para que nos entendamos, da igual de que parte sea), es frecuente en niños alimentados con leche de fórmula, mientras que en lactantes es prácticamente insignificante, hay muy pocos bebés alimentados de pecho que contraen esta enfermedad.

A corto plazo, parece más que demostrado, que la leche materna fortalece el sistema inmunitario de los bebés, pero…¿Qué pasa a largo plazo? ¿Qué pasa con esos estudios que dicen que dar de mamar reduce la diabetes infantil, el asma, problemas cardiovasculares, respiratorios etc.?

Estos estudios son observacionales, no son experimentales. Esto, quiere decir que, cada uno de los niños a los que se les hacen estos ensayos, vive libre en su casa, con su familia, con su alimentación, haciendo o no deporte. Todos estos factores externos afectan directamente en la salud de cada niño, de forma positiva o negativa. Con esto pretendo decir que no se puede demostrar si a largo plazo un niño que sufra un problema respiratorio tiene que ver con que no se le dio de mamar de pequeño, o con que realizó más o menos deporte a lo largo de su vida, o con que si sus padres fuman, etc.

Otro de los puntos a favor de la leche materna es que mejora el desarrollo cognitivo del bebé, vamos que aprende antes. He leído en varios artículos al respecto y mmmm….no se. Me inclino por pensar que en este tipo de estudios se obvian variables relevantes, ya que es muy difícil aislar todos los condicionantes que influyen en el desarrollo intelectual de un bebé (tipos de juegos que hace, si acude a guardería, qué estímulos recibe por parte de sus padres, capacidades genéticas, etc.), pero esto es una opinión personal porque estudios sí que hay al respecto.

En mi opinión para que estos ensayos fuesen fiables, tendríamos que coger unos cuantos bebés con padres similares, a unos les damos de mamar y a otros no. Luego los metemos en una habitación (para aislarlos de los condicionantes externos), pero durante toda su vida. Les damos la misma comida, que hagan el mismo deporte, que estudien de la misma manera….esa sería la forma correcta de apreciar las diferencias entre los niños a los que se les dio leche materna y los niños a los que no. Espera, que a la que me van a encerrar es a mi por decir estas cosas, tranquilos, no voy a encerrar a ningún niño para poder saber cómo de buena es la leche materna a largo plazo, prefiero seguir con la duda que ir a la cárcel jajaja.

Además, conviene recordar que los beneficios de la leche materna están mucho más presentes en países en vías de desarrollo, pues no tienen leches de fórmula de calidad e incluso no tienen acceso a agua potable. Sin embargo, en los países desarrollados sí que tenemos buenas alternativas a la lactancia materna, a pesar de que nunca llegarán a ser tan completas como la leche materna.

Como síntesis general me quedo con la idea de que durante el periodo de lactancia, los niños que tomen leche materna enfermarán menos que los que tomen fórmula pero, a largo plazo no hay ninguna evidencia científica ni estudio concluyente que extienda esos beneficios más allá de este periodo.